La importancia de las líneas de investigación en la construcción de la tesis

Una línea de investigación es un enfoque que abarca conocimientos, inquietudes,
prácticas y perspectivas de análisis que permitan el desarrollo de proyectos y
productos construidos de manera sistemática alrededor de un tema de estudio.
Adicionalmente, concibe el trabajo tanto interdisciplinario como intradisciplinario.

La investigación es el proceso por el cual buscamos la solución a un problema o la respuesta a algo que desconocemos de forma sistemática. En este sentido, la investigación es el fruto de la curiosidad del ser humano, de la necesidad de conocer y explicar la naturaleza.

La importancia de la investigación radica en que esta ha sido un instrumento clave para el progreso de la humanidad. Debemos tener en cuenta que la investigación no se limita a la ciencia, todas las áreas del conocimiento son objeto de constante investigación. De esta manera se alcanza el progreso. Así tenemos que en economía, educación, derecho, y hasta en el arte, la investigación estimula el desarrollo del acervo profesional.

La línea de investigación es «La razón de ser» de un investigador; un investigador sin línea de investigación es errático en su quehacer científico, es caótico para elegir un tema de investigación y siempre anda planteando estudios que no tienen conexión entre ellos.
No es la precipitada, ni la desesperada necesidad de publicar la que hace a uno investigador, sino su línea de investigación – ¿Cómo puede uno ser considerado experto en un tema, si acaba de egresar de la universidad? – teniendo en cuenta que este industrial sistema educativo nos forma a todos con trazos prediseñados como si fuésemos soldados de una misma legión.
Es importante realizar investigación desde el pregrado, pero su función en este periodo de adiestramiento, es eso mismo “de preparación” en métodos investigativos. Se necesita más que ímpetu por investigar, se necesita dedicación, se requiere de vocación y de apasionamiento por querer descubrir verdaderos vacíos en el conocimiento; esto por ciento requiere invertir muchos años de estudio y preparación, hasta que sean los demás quienes nos consideren una autoridad en una determinada área del conocimiento. El investigador es un líder científico y como tal tiene seguidores a quienes dirige sus publicaciones.
Después de todo este proceso se alcanza el verdadero desarrollo científico y una sola publicación en este momento valdrá a la ciencia y al conocimiento mucho más que todo lo ensayado hasta este punto.
Es vital contar con una línea de investigación, pero sí aún no la tenemos, debemos comenzar a descubrir dentro de nosotros mismos – ¿En qué podemos aportar a la ciencia?, ¿Que necesidades de solución profesional requiere nuestra sociedad? – ¿Cuál es nuestro rol en esta nueva sociedad del conocimiento?Sí hasta este momento has desarrollado estudios que no tienen conexión entre ellos, comienza por definir tu línea de investigación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top