DEL CANIBALISMO SIN LOCURA: DOS CASOS DE INTERÉS

Dra. (PhD) Miryam Al-Fawal Portal.

Presidenta de la Sociedad Europea de Ciencias Forenses.

Al no tratarse este de un artículo de investigación, sino de divulgación dirigida a la comunidad de alumnos universitarios, nos tomaremos la licencia de no incluir en este pequeño ensayo ni abstract, ni keywords, ni ninguno de los formalismos que la comunidad científica exige para una publicación “formal”. No abundaré en excesivas discusiones doctrinales ni respecto al derecho, ni a la criminología, ni a la psicopatología, ni por supuesto a la antropología. Pasearemos entre dichas disciplinas, esperando sea un gozoso y rápido recorrido que estimule las ganas de alimentar la curiosidad del lector, o al menos, con esa intención se traza.

No suelo escribir divulgación, en este caso lo hago como un pequeño adelanto del que será mi próximo trabajo científico forense, esperando que los lectores disfruten del fenómeno que les voy a exponer a continuación que no es otro que el canibalismo.

Desde hace mucho tiempo la disciplina antropológica se hallaba dividida por las concomitancias y discrepancias existentes entre los vocablos “canibalismo” y “antropofagia”.

Existen diferencias entre ambos términos dado que antropofagia etimológicamente significa comer carne humana y deriva del griego. De otra parte, ”La palabra caníbal surge de la mala interpretación de la voz «cariba» (valeroso) por parte de los conquistadores que llegaron a las Antillas y entendieron «caníbal»(…)” Los indios que habitaban la región acostumbraban a comer carne humana por placer, o como parte de un ritual religioso, de este modo se generalizó el término. Entiendo que esta discusión quedó zanjada cuando, en resumen, se estableció la siguiente diferenciación entre ellas; así  “El canibalismo se diferencia de la antropofagia en el hecho en que caníbal es aquel que devora a un ser vivo de su propia especie, y antropófago es aquel que devora humanos”[1] (por ejemplo, no resultaría extraño pensar que un tigre o un jaguar pudiera en un momento determinado hacer presa a un humano y deglutir su carne). Por tanto, desde este planteamiento, en adelante nos referiremos al caníbal como el ser humano que ingiere carne de otro ser humano.

TIPOS DE CANIBALISMO

Sentado lo anterior, las clasificaciones de canibalismo existentes en la literatura antropológica se dividirían y clasificarian reduccionistamente en dos:

1-De una parte, según el lugar que ocupe dentro del grupo, el ser humano que va a ser consumido.

Existirán tres tipologías básicas:

 a) Endocanibalismo, que se refiere a comer a un miembro del mismo grupo;

 b) Exocanibalismo, que indica el consumo de forasteros;

 c) Autocanibalismo, que significa ingerir partes del propio cuerpo.

2– Arens nos hablaría de otra segunda tipología de tipo transversal, que atendería al motivo del acto por el cual se va a consumir o ser consumido.

Así podría responder a estas tres motivaciones:

“(…) 1. canibalismo gastronómico, cuando se come carne por su sabor y valor nutritivo;

2. canibalismo ritual o mágico, en que se identifica un intento de absorber la esencia espiritual del difunto;

Y

 3. canibalismo de supervivencia, que indica el recurso a ese comportamiento normalmente prohibido en situaciones de crisis.”[2]

A PROPÓSITO DE DOS CASOS:

Casualmente, en el transcurso de una extensa investigación llevada a cabo por la que suscribe desde el año 2016 en relación a todo tipo de homicidios en los Estados Unidos Mexicanos, a la oportunidad se unió la coincidencia, de poder estudiar a dos sujetos caníbales ambos privados de libertad , por sendos delitos de homicidio cualificado; un hombre y una mujer, con ubicación vivendi lejana entre si, sin existencia de relación entre ellos, pero con un común denominador: arrebataron la vida a sus exparejas, ambas de género femenino, practicándose en uno de los supuestos actos de canibalismo post mortem y en el otro actos de dicha tipología ante mortem, tiñéndose las reprochables conductas en algo social y humanamente inconcebible.

Comenzaremos por exponer el primero de los homicidios perpetrado por una mujer (pudiera parecer, prima facie que,  se expone así por motivos de sexo o género, pero se erraría en la apreciación dado que se trata de exhibir los supuestos en el estricto orden cronológico de las perpetraciones delictivas).

A.L.B. Mujer de 36 años de edad, sana, familia nuclear estructurada y con buena posición económica, grado de estudios medios, de profesión locutora de radio, sin antecedentes de trastornos mentales ni dolencias físicas de interés. Consumidora de tabaco y hachís. Mantenía desde hacía aproximadamente seis meses una relación sentimental con una ciudadana belga R.M. con la cual, de común acuerdo convivían. Los conflictos entre ambas mujeres se fueron desarrollando y recrudeciendo por desconfianzas y problemas cotidianos, que desembocaron en que R.M. regresara a Bélgica a visitar a su familia y tomarse un respiro, permaneciendo en el país flamenco aproximadamente dos meses, estancia que alargó por propia voluntad y sin contar con “aquiescencia alguna” de A.L.B. cuestión esta que poco a poco iba haciendo mella a su ya baja tolerancia a la frustración y a su imposible deseo de control e inmediata cosificación. Se decidió el regreso por parte de la ciudadana belga a México, aunque la relación que existía entre ellas se tornó cada vez en mas desgastada, lejana y fría. Al cabo de dos semanas R.M. manifestó a A.L.B. su decisión de abandonar el inmueble que compartían, así como hacerla participe de que ponía fin a su relación sentimental al existir una tercera persona. A.L.B. contra todo pronóstico, no se sintió sorprendida, iracunda ni alterada en modo alguno y le facilitó amablemente ayuda con la mudanza de sus enseres personales, hasta el punto de proporcionarle una furgoneta alquilada para poder trasladar sus pertenencias. El último día de mudanza, A.L.B. pidió un último deseo tras su “intensa relación” a R.M. consistente en mantener relaciones sexuales con la misma, reiterándole una y otra vez “que sería la última vez que sucedería”(macabro presagio). R.M. consintió y en un momento puntual de la practica sexual A.L.B., mordió fuertemente en la zona inguinal cercana al pubis a R.M., la cual tras el que narra la victimaria como el  “primer grito de dolor” no le dio tiempo a discutir, zafarse, defenderse o solicitar auxilio, dado que aquella procedió a sajar la vagina con una “caguama” de cerveza que estaba en la habitación y de la cual habían bebido momentos antes de esa que resultaría una última y mortal comunión carnal entre ambas. Rompiéndola de un golpe, A.L.B. realizó una incisión en la zona pélvica de forma profunda y prolongada, dejando a la vista la parte superior del útero, zona anatómica esta en donde se hallan situados los ovarios. La victimaria relata como escuchaba los gritos estertóreos de la víctima, mientras ingería uno de sus ovarios tras arrancarlos. La necropsia arrojaría datos precisos sobre todo lo relatado. Dos meses mas tarde gracias al patrón dental obtenido en la victima y la muestra extraída a la victimaria, se pudo establecer sin género de duda el nexo causal entre dichos actos y el fallecimiento de R.M. en esa especie de ceremoniaadelfofágica o de canibalismo intrauterino salvando las distancias, dado que este mecanismo se presenta solo, como forma de nutrición embrionaria y está actualmente documentada en una sola especie: el tiburón tigre arenero (Carcharias taurus).

A.L.B. se encuentra a día de hoy recluida en un centro de reinserción social del estado jaliciense condenada a una pena privativa de libertad de 25 años por un delito de homicidio.

El segundo de los supuestos se centra en un sujeto varón J.V.V, de 33 años de edad (al momento de la perpetración), con trabajo estable, huérfano de padre, buena relación con su familia nuclear (madre), estudios hasta el nivel de maestría, sin sintomatología mental ni dolencias físicas y dotado con un altísimo nivel intelectual. Unido en régimen de concubinato (o pareja de hecho en otros países), padre de un niño menor de edad. No fumador ni consumidor de substancia estupefaciente alguna. Elevado grado de agresividad en ocasiones hacia su pareja W.N. de 19 años de edad, cuestión que se corrobora al menos de forma indiciaria a través de la denuncia que, la que sería la víctima presentó en octubre del año 2011 contra su pareja aduciendo que intentó asesinarla, solicitando una orden de aprehensión por golpes y amenazas ante la Fiscalía Especializada en Protección a los Derechos de la Mujer. Un año mas tarde, la familia de W.N. dejó repentinamente de tener contacto con la misma por lo que procedieron a su búsqueda desde la localidad en la que vivían hasta la ciudad donde su hija estudiaba, no hallándola. Su pareja J.V.V. la había asesinado. Tres días antes de que J.V.V le quitara la vida, compró varios cuchillos y los afiló en su casa. Preparó una cámara de video que luego usó para filmar el asesinato de W.N, a la que descuartizó, comiéndose el corazón de la misma frito en una sartén, algunos de cuyos fragmentos incluso pudieron ser rescatados para su posterior análisis y ulteriormente, procedió a lanzar sus miembros, en diversos días y zonas de la ciudad, siendo el mas llamativo de estos el producido bajo de los puentes que se encuentran a la altura de un famoso mirador, en el lado norte poniente de la ciudad, donde tuvieron su primera cita (nótese el tinte cinico). La cabeza la arrojó en el curso de un rio cerca de la antigua Procuraduría de Justicia del Estado (hoy FGE), en un claro ejercicio de contumelia y maquiavelismo. J.V.V. adujo haber cometido este acto de canibalismo (comerse frito el corazón de la madre de su hijo) tras ver en la televisión un reportaje de unos nativos de Nueva Zelanda, que ingerían parte de sus seres queridos para mantener el espíritu de los mismos siempre consigo, lo cual, de ser cierto, seria compatible con un canibalismo de tipo ritual. J.V.V. ya en prisión preventiva haciendo uso de su excepcional inteligencia y sin ser jurista, redactó y solicitó su propio amparo en el año 2016, mismo que le fue denegado por lo que recurrió ante la instancia que conoce de la revisión , zanjando la cuestión un Tribunal Colegiado, que dictaría una sentencia a su favor basándose en la indebida diligencia en la investigación durante el proceso de identificación de la víctima, motivo por el que el juez lo dejó en libertad en febrero de 2019. En mayo del año 2019 J.V.V fue recapturado por orden de la Fiscalía General del Estado. A fecha de hoy, continúa cumpliendo una medida de prisión preventiva en un centro de reinserción social del sudeste de la república mexicana.

¿POR QUÉ PRACTICARON CANIBALISMO?

Los actos de canibalismo con ingesta de carne humana[3] se practican por distintos pueblos y culturas desde la antigüedad conocida. En general estas conductas tenían dos motivos fundamentales: la supervivencia del individuo en casos de grandes hambrunas y situaciones extremas, o una forma ceremonial en sacrificios rituales con la finalidad de incorporar cualidades del enemigo a la persona que ingería esa carne y era la vencedora. Sin embargo, al margen de estas dos motivaciones conocidas, en la historia de la humanidad se describen casos aislados de canibalismo, generalmente llevados a cabo por individuos con trastornos mentales graves, fundamentalmente esquizofrenia o trastornos del espectro psicótico, sin que existieran casos documentados en los que la única patología de base fuera un trastorno de la personalidad o la ausencia de afección psicopatológica alguna (de ahí la importancia de esta investigación).

En lo que sí parecen estar todos los autores revisados de acuerdo[4] es que se trata de un acto poco frecuente en las civilizaciones de hoy día[5], y aunque sólo existen algunos casos de canibalismo humano conocidos, éstos son llevados a cabo casi siempre por pacientes con trastornos mentales[6],[7],[8]

Al principio de este humilde trabajo hablábamos sobre como a la oportunidad se unió la coincidencia en la investigación (cuasi conclusa, gracias al advenimiento de la COVID-19) y tras la brevísima exposición de hechos y la liviana cita de trabajos psicopatológicos al respecto, me encuentro en condiciones de aseverar que ninguno de los dos casos anteriormente expuestos padecían trastornos del espectro psicótico o esquizofrénico alguno. En mi poder se hallan los expedientes jurídicos, psicopatológicos, criminológicos, antecedentes de todo tipo y, lo que es más importante, horas de grabaciones de video de las entrevistas mantenidas (y consentidas) con estos sujetos, así como resultados de instrumentos de evaluación con corrección telemática realizados a los mismos.

Ninguno de los dos sujetos padecía como pudiera ser sencillo pensar celopatía o celotipia, que implicaría la observancia de rasgos de personalidad paranoides o de un trastorno de personalidad paranoide per se. No nos equivoquemos, En el primer supuesto, nos encontramos ante una mujer que arroja unas altísimas puntuaciones al instrumento de psicopatía (PCL-R) de Robert Hare. Su falta de remordimiento, de sentimientos, de empatía y de conciencia, facilitaron la perpetración del homicidio, sólo existió un fallo con el que no contó dado que su alta impulsividad y su ignorancia forense le jugaron una mala pasada: la existencia de la técnica de patrones dentales.

En el segundo supuesto, muchísimo mas interesante si cabe, se observó claramente la existencia de la “Dark Triade” o triada oscura de la personalidad donde se aúnan la psicopatía, el narcisismo y el maquiavelismo, en este caso con una brillantísima inteligencia que permitió al autor, esquivar con éxito durante una breve temporada (psicópata cuasi exitoso) a las fuerzas del orden a pesar del increíble despliegue que se desarrolló e incluso redactar (reiteramos, sin ser jurista) un recurso de amparo y lograr que sus alegaciones le otorgaran, la libertad, al menos durante unos meses.

Sin duda ambos sujetos de estudio encajarían a la perfección en esa maravillosa obra de culto del Británico Thomas De Quincey «Del asesinato considerado como una de las Bellas Artes» dado que ambos nos sorprenden con esa gélida actitud de superioridad que tan magníficamente plasma la frase “La finalidad última del asesinato considerado como una de las bellas artes, es precisamente la misma que Aristóteles asigna a la tragedia, es decir, “purificar el corazón mediante la compasión y el temor”.

BIBLIOGRAFIA

-Arens, W., El mito del canibalismo: antropología y antropofagia, trad. de Stella

-Benezech M, Bourgeois M, Boukhabza D, Yesavage J. “Cannibalism and vampirism in paranoid schizophrenia. “J Clin Psychiatry 1981;42:290

-Burton-Bradley BG. “Cannibalism for cargo”. J Nerv Ment Dis 1976; 163:428-31.

-Mastrangelo, Mexico, Siglo XXI, 1981, 177 p.25. [1] Casillas García, M., Moreno Cantero, F., Rodríguez Vallejo, M.P.” Patología de base en las conductas de canibalismo: a propósito de un caso”. Revista Española de medicina legal. 2015, 41 (2). P.81.

-McClain JL, Jordan FB, Blakeney R. “Human cannibalism: a case report”. Am J Forensic Med Pathol 1986;7:172-3.

-Ó. Medina Ortiz, et al.Canibalismo en esquizofrenia paranoide: a propósito de un caso”. Actas Españolas de Psiquiatría 2006;34(2):136-139.

WEBGRAFÍA

Recuperado el 17 de septiembre de 2020


[1] https://historiaybiografias.com/canibalismo/

[2] Arens, W., “El mito del canibalismo: antropología y antropofagia”, trad. de Stella Mastrangelo, Mexico, Siglo XXI, 1981, 177 p.25.

[3] Casillas García, M., Moreno Cantero, F., Rodríguez Vallejo, M.P.” Patología de base en las conductas de canibalismo: a propósito de un caso”. Revista Española de medicina legal. 2015, 41 (2). P.81.

[4] Ó. Medina Ortiz, et al.Canibalismo en esquizofrenia paranoide: a propósito de un caso”. Actas Españolas de Psiquiatría 2006;34(2):136-139

[5] McClain JL, Jordan FB, Blakeney R. “Human cannibalism: a case report”. Am J Forensic Med Pathol 1986;7:172-3.

[6] Burton-Bradley BG. “Cannibalism for cargo”. J Nerv Ment Dis 1976; 163:428-31.

[7] Opus cit. McClain JL, Jordan FB, Blakeney R. “Human cannibalism: a case…”P.82

[8] Benezech M, Bourgeois M, Boukhabza D, Yesavage J. “Cannibalism and vampirism in paranoid schizophrenia. “J Clin Psychiatry 1981;42:290

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top